Header Ad

Entradas recientes

¿Qué flores elegir para un jardín perfecto todo el año?

Qué flores elegir para un jardín perfecto todo el año
5 Minutos de lectura de interés

¿Quieres un jardín florido durante todo el año?

Nada mejor que un parterre colorido para alegrar un espacio exterior durante todo el año. Pero, aunque la primavera es estupenda para echar brotes, parece más difícil disfrutar de un jardín de flores cuando las temperaturas empiezan a bajar. Sin embargo, la floración larga o prolongada de algunas especies de flores permite que el jardín esté florecido durante varios meses seguidos.

También es posible jugar con las distintas variedades de una planta para acumular floraciones de una temporada a otra, frustrando la tradicional pausa invernal que suele adormecer el mundo vegetal.

Gracias a los buenos consejos de VIVEROS FLORAMA, expertos en diseño de jardines y podas en alturas ya no es tan complicado disfrutar de un exterior florido todo el año.

Tanto si somos jardineros principiantes como perfiles más experimentados, muchos de nosotros buscamos flores que duren mucho tiempo una vez plantadas.

Aunque no hay forma de evitar el ciclo de las estaciones, algunas especies tienen períodos de floración prolongados de hasta 7 meses seguidos, alegrando el exterior con pétalos de colores y luego con un follaje siempre verde durante los meses restantes.

Otras flores, son más resistentes al frío de lo que parecen y, por tanto, pueden volver a florecer varias veces en el mismo año. Observando las épocas y duraciones de floración, es posible hacer una primera selección entre todas las flores que se ofrecen en los viveros.

Hoy en día hay tantas variantes que es posible disfrutar de la decoración de jardines sin interrupción. Lo único que hay que hacer es escalonar las floraciones y, si es posible, elegir las que más duren. Este principio se aplica igualmente a la plantación en el suelo y en jardineras.

¿Quieres un jardín florido durante todo el año?


7 flores de larga floración para el jardín

Si hay muchas flores capaces de florecer durante meses o varias veces al año, algunas son más fáciles de encontrar en los centros de jardinería o viveros que otras.

Las siete especies que nuestros expertos han diseccionado también están bien equipadas para el clima templado que caracteriza a nuestra región, pero cuidado con el periodo de heladas, que puede ser fatal para algunas plantas.


Eléboro

Más conocido como «rosa de Navidad», el eléboro es una de las raras especies que florecen en pleno invierno, cuando la mayor parte de la vegetación está inactiva, y a veces incluso a pesar de la nieve. «Es probablemente una de las flores favoritas. Las versiones orientales de la especie tienen pétalos muy oscuros, casi negros, que realmente marcan la diferencia en el jardín».

Florece desde diciembre hasta finales de abril, por lo que se puede disfrutar de sus colores únicos durante la mayor parte del año; después, su follaje toma el relevo al ser una planta perenne. Al plantarla, es mejor colocarla en semisombra para evitar que sus hojas se quemen con el sol del verano.

Los pétalos oscuros del eléboro oriental lo convierten en una flor excepcional para realzar el jardín durante la estación fría. Los pétalos oscuros del eléboro oriental lo convierten en una flor excepcional para realzar el jardín durante la estación fría.

Eléboro


Fuchsia

Casi siempre bicolor, esta especie tiene el mérito de haber dado su nombre a un color. Colocada en semisombra o ligeramente al sol si está bien regada, produce flores acampanadas que aportan mucha poesía al paisaje exterior.

Su aparición en mayo marca el inicio de un largo período de floración, que sólo termina en octubre, cuando el frío y la humedad son demasiado grandes. Es aconsejable cortar las flores gastadas a medida que surgen para facilitar su renovación.

Fuchsia


Flor de abeja de Lindheimeri

Con sus pequeñas flores blancas y rosas, esta planta comienza a florecer en junio (o a finales de mayo si el clima lo permite), para embellecer el jardín hasta las primeras heladas. Su rápido crecimiento hace que sea una variedad fácil de cuidar para utilizar en los parterres del jardín. Prospera a media sombra o al sol, por lo que no es difícil de encajar en un jardín ya ajardinado.


Verbena bonariensis

Sus tallos delgados y casi sin hojas la convierten en una planta ligera y poética para realzar el jardín. La verbena de Buenos Aires tiene flores violáceas que florecen desde la primavera hasta las primeras heladas del otoño y sólo hay que cortarlas cuando se hayan marchitado para dejar espacio a los brotes jóvenes.

Es una planta que funciona muy bien con las hierbas, ya que ondula con el viento». También es muy melífera, lo que siempre es interesante a la hora de diseñar y crear un jardín. Una planta tan estética como útil, especialmente para las abejas.

Verbena bonariensis


Mimosa de las Cuatro Estaciones

Como su nombre indica, este arbusto mediterráneo puede florecer varias veces al año si las condiciones lo permiten; sin embargo, su época preferida es el verano por el calor.

El resto del tiempo, su denso follaje perenne puede servir para vestir el jardín mientras se espera la llegada de nuevas flores de color amarillo limón. Es un poco como mi magdalena de Proust. Su fragancia tan especial crea un ambiente sureño. Necesita mucho sol para florecer, por lo que no debe colocarse en una zona de sombra.

Mimosa de las Cuatro Estaciones


Geranio Rozanne

La floración ininterrumpida durante varios meses de esta flor la convierte en una ventaja para colorear el exterior sin multiplicar la especie. Es de hoja caduca en invierno, pero está presente desde la primavera hasta el otoño. Forma una hermosa alfombra púrpura que puede crecer hasta 40-50 cm, ideal para acompañar a las plantas más altas.

Geranio Rozanne


Boca de dragón

Como florece a partir de abril y sólo desaparece con las primeras heladas, la boca de dragón es una de las flores más duraderas en el exterior. Sin embargo, los inviernos duros pueden afectar a la planta.

La altura de la planta puede variar considerablemente de una especie a otra, al igual que sus colores, que van del violeta al púrpura, pasando por el blanco y el amarillo. Muy codiciosa por el sol (lo que explica que no le guste la estación fría) y prospera en suelos bien drenados.

Boca de dragón


Un jardín que parece estar en flor todo el año

La belleza de un jardín está profundamente ligada a la consistencia de la variedad de plantas. Las flores de larga duración pueden combinarse con una variedad de compañeros, ya sean bulbos, arbustos, hierbas o plantas perennes. Trabajar con una variedad de especies ayudará a que el diseño de jardín sea duradero.

Algunos proporcionan una textura única, como el stachys (más conocido como «oreja de oso»), que tiene un follaje esponjoso y no tóxico. Otros contrastan con los colores dominantes: las hojas muy negras del lirio del valle japonés sorprenden en un lecho de fucsias o geranios. Muchas plantas pueden aportar el esperado aspecto «gráfico» al jardín con su impresionante follaje.

No todas las flores se evaporan al final de la primavera, como muestra el áster de otoño, que dura hasta el otoño en los jardines, y a veces incluso hasta el comienzo del invierno.

Además de las flores que florecen durante un largo periodo de tiempo, existen algunos principios sencillos para disfrutar de un entorno exterior agradable durante todo el año. Por ejemplo, conocer la duración y el periodo de floración antes de plantar puede ayudar a repartir las floraciones a lo largo de las cuatro estaciones. Sobre todo, es importante alejarte de la idea de que una planta sólo florece en primavera.

En un parterre, puede ser interesante combinar especies que florecen en verano con ásteres de otoño, por ejemplo, que toman el relevo en agosto y duran fácilmente hasta octubre.

El mes de mayo suele marcar el inicio de las plantas perennes, como las heucheras, que permiten disfrutar de un espacio colorido año tras año porque tienen la capacidad de resembrar de forma natural.

Encontrar el equilibrio adecuado entre las plantas de hoja caduca y las de hoja perenne también es esencial para que la zona exterior tenga un buen aspecto en todas las estaciones.

La estacionalidad de las plantas no es el único criterio que hay que tener en cuenta a la hora de plantar un jardín de forma sostenible. Además de la exposición y el clima, que naturalmente influyen en la elección de las especies, aconsejamos tener en cuenta sus necesidades (tipo de suelo, cantidad de agua diaria) antes de asociarlas: «Hay que asegurarse de que dos plantas son compatibles antes de plantarlas una al lado de la otra”.

En cuanto al mantenimiento, coincide la importancia del acolchado para la salud de las plantas. Es un regulador natural de la temperatura que protege contra las heladas y las cada vez más frecuentes olas de calor, pero también contra las malas hierbas, lo que limita el trabajo del jardinero.


Flores duraderas en una jardinera

La ausencia de un parterre no es necesariamente un obstáculo para la plantación de un espacio exterior: las flores de larga floración (y la mayoría de las plantas en general) son compatibles con una jardinera. Al igual que en el jardín, las especies a plantar varían en función de la exposición.

Una terraza a pleno sol produce un ambiente cálido en el que es mejor favorecer las flores que no requieren mucha agua. La verdolaga o portulaca requiere poco cuidado, les gusta la tierra seca y el sol, por lo que le irá bien una exposición al sur.

Elegir las flores en función de tu entorno es esencial, pero para verlas florecer plenamente a lo largo de los meses, no hay que descuidar ciertos puntos.

Empezando por una tierra de calidad para macetas, el volumen de tierra no es muy grande en una maceta o jardinera, es aconsejable elegir una tierra para macetas bien enriquecida o las plantas pueden quedarse rápidamente sin nutrientes.

Sin embargo, los jardineros recomiendan trasplantar cada dos años, ya que la tierra de la maceta se agota con el paso de los meses. Esta es una oportunidad para cambiar la maceta existente por una más grande donde las raíces de la planta puedan seguir creciendo.

En cuanto al mantenimiento, el acolchado es muy recomendable para mantener las jardineras frescas, siempre que se cree una capa de al menos 5 centímetros de espesor.

El suelo se seca menos rápidamente si está protegido, lo que significa que se puede reducir el riego diario. Por último, puede ser una buena idea invertir en unos cuantos sistemas de riego autónomos y ecológicos, para garantizar que las plantas plantadas en una jardinera estén bien regadas, sobre todo durante las ausencias.

Una tierra adecuada, macetas suficientemente grandes y cultivares enanos son el trío ganador para las plantas que florecen en las jardineras.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies